Objetivo: un cultivar de soja de alto rendimiento y con resistencia a déficit hídrico.

4 mayo, 2018
Objetivo: un cultivar de soja de alto rendimiento y con resistencia a déficit hídrico.

Se puede “tratar de identificar algunos componentes o genes que son claves” para desarrollar una variedad de soja resistente a sequía, “a pesar de que el déficit hídrico es complejo y probablemente multigénico”, porque muchos genes “participan en la respuesta”, dijo en Carve el Ing. Agr. Omar Borsani.

Es el responsable de los trabajos sobre fenotipado para sequía que realiza una red tecnológica multi-institucional y multidisciplinaria, financiada por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y por empresas privadas del sector.

Fenotipo es el conjunto de caracteres morfológicos, funcionales, bioquímicos, conductuales, etc., que presenta un ser vivo.

En esta etapa del proyecto, el foco principal del equipo de científicos es establecer qué plantas de soja actualmente existentes toleran menos el déficit hídrico y qué plantas lo toleran más.

El objetivo estratégico es desarrollar variedades resistentes a sequías en períodos relativamente cortos, porque es muy difícil desarrollar resistencia en el caso de las secas prolongadas.

La forma de encarar el fenotipado “también es útil para otros tipos de estrés. Por ejemplo el anegamiento”, indicó Borsani, que se desempeña en el Laboratorio de Bioquímica del Departamento de Biología Vegetal de la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República.

El anegamiento “tiene muchas particularidades, que son en algunos casos similares al déficit hídrico”, porque “causan en la planta cambios metabólicos y bioquímicos, fisiológicos, similares”, agregó en El Mercado Agropecuario.

Se trabaja en soja pero los desarrollos que se obtendrán sobre resistencia al déficit hídrico podrán aplicarse a “cualquier cultivo de invierno o de verano, depende del impacto que tenga ese estrés en el cultivo”, puntualizó el Ing. Borsani.

“Dentro de dos años”, cuando el trabajo de la red finalice, “va a haber una cantidad de información que probablemente sea el puntapié para profundizar, ya con un foco definido, que es la obtención de un cultivar de alto rendimiento con las características que se buscan, pero sumando el plus de tener un mejor comportamiento frente a déficit hídrico”, resumió Borsani, que es profesor Grado 5 e investigador Grado 4 de la Facultad de Agronomía.

Entrevista completa al Ing. Agr. Omar Borsani disponible en:

Objetivo: un cultivar de soja de alto rendimiento y con resistencia a déficit hídrico